Me lo dije cienes y cienes de veces

abril 16th, 2008

Buscando un viento a favor, una puede tropezar con un huracán en medio de su océano.

¿sabrás volver a casa si te dejo las llaves sobre el tocador?

puede que no tenga ni idea de a dónde ir, pero algo sé de caminar.

 

La terapia no admite devaneos, y la tendencia al ocultamiento es tan normal en mi que decido no volver a sellarme los labios con superglue. No es momento melodramático, pero puede ser un tiempo precioso para sentarme frente al sol. Ahora resulta que mi palidez encuentra un tono. No uno muy destacado, pero al menos Casper deja de mimetizarse sobre mis pliegues.

 

No es un gran día, pero sigo respirando….mi niña hormigä