Perdidä en la traduc-ción

septiembre 9th, 2008
Compartir:

    No hay cartas de despedida porque no me fui nunca.

    Ahora que somos mitad interrumpida te regalo la mejor de mis sonrisas y la más dulce de mis caricias.

    Se me remueven las tripas y las lágrimas, felices, se agolpan en mi pestañeo.

    Me haces ser poesía tragi-cómica y eso me devuelve a mi estado de gracia.

    No me leas en el temor, léeme desde la verdad y la emoción. siempre acurrucada en ese surco que forman tus costillas cuando abrazas.

    Nuestras debilidades nos hacen fuertes

    No luchamos porque rendirse es la opción de los sabios.

    Cuando elläs nos traten de morder las costuras, nosotros les susurraremos: nunca más

    Mi a.m.i.g.o., la mitad de mi sabor agridulcë, tú como enorme parte de mi Yo como la diminuta levedad de ti.

      

    Compartir:

      Trackback URI | Comentarios RSS

      Comentarios

      Nombre (requerido)

      Email (requerido)

      Sitio Web

      Adelante...