nada en la neverä

mayo 13th, 2011
Compartir:

    El abismo que nos separa me duele y me desgarra

    es sordo y aulla a la vez

    es hijo de la paradoja y del no querer comprender.

    Miro por las ventanas del autobus

    la luna sonríe y yo, desnuda, tiemblo

    No sé bien qué ocurre pero algo se rasga

    noto quebrarse mis huesos

    y mi sonrisa da de lleno contra la arena del albero

    la sangre no brota, apenas palpitan las venas

    la mueca enmuedece y siento que ya

    no hay latido….

    Lo que se ha roto tiene finitud

    aquello que se ha perdido ya no tiene destino

    Miro el filo del doble cuchillo que nos separa

    me paro a contar los pasos

    la noche lo inunda todo

    y la luna me guiña un ojo,

    pícara, me recuerda que me tengo a mi

    comienzo a caminar segura

    Este abismo incrédulo y burlón

    me contraría y me ata

    ya no cedo y acepto

    que el paso dado me lleva a otro lugar

    ¿desconocido? sí

    claro

    todos los nuevos pasos son bienvenidos.

    Creí que nunca escribiría tal nota

    sin embargo la vida no deja de sorprenderme

    celebremos…

    ce

    le

    bre

    mös

    Compartir:

      Trackback URI | Comentarios RSS

      Comentarios

      Nombre (requerido)

      Email (requerido)

      Sitio Web

      Adelante...