Adiós norteñä, olvídame

junio 25th, 2011

 

Como quien no sabe o pretende dejar de saber

me encontré frente  a la multitud sonriendo sin pensar

algo que no lograba captar me dejó así…

perdiendo la fe.

 

En momentos de naufrägio voluntariö no acostumbro a las despedidas.

No recuerdo saber despedirme,

siempre huyo… como las ratas…

hacia delante…

 

Es el alma gris el que busca el humo y el alquitrán

la bruma de mi nortë que se perdió

al hundirsë en las profundidaes

Nadie supo de ella

nunca volverían a verme caminar por la arenä…

 

Aquí vivi y

allí murió la fe…

 

La clemencia se mostró cruel y, enseñándome la liga

apenas si me dejo acariciarle la piel

.

.

.

el besö de hiel lo dio al salir de la habitación

llevándose mi fe en el bolsillö

envuelta entre tabacö y malos cuentös

 

así fue como me fui de allï

así fue como atraqué aquí

 

Apenas llegó la polícia, ya estabamos riéndonos

el miedo nos dibujó sendas sonrisas de papel maché

… mis lágrimas de cocodrilö las descascarillaron…

y pudieron leer:

AdiósNorteñäOlvídame