desconexión

octubre 28th, 2009

cuántas veces me digo “hoy haré algo más..hoy haré..algo…más”

y siempre predico “estaría bien comenzar…estaría bien..co..men..zar”

cuando el tiempo deja de existir me pregunto si allí tú también vuelas al compás

de unas agujas de metal que nada quieren decir,

que lo dejaron todo acá…

y si subes a mi nube verás que

las noches son más largas de  lo normal

y explícame qué es para ti la normalidad

porque ahora dejo de contar

si el tiempo deja de hablar

podré ser….algo…más

la Constancia se fue a pasear

la deje marchar entre tanto post it

espero que quiera regresar aunque ella afirma

que desconoce mi ciudad

y aunque algo más…algo más pueda pasar

dejo ya de pensar con la cabeza

con la ca…be…za….

ya

dejo de contar

5.

4

3

4

2

5

1

y aunque nadie más

nadie más comience a andar

yo aquí empiezo a

r

e

z

a

r

.

cuentos de guerrila #2 1/4

octubre 17th, 2009

[como salida de la nada se sentó la mentira en mi lengua. traté de escupirla pero quedó atrás, hundida, escondida en el fondo de mi paladar. poco podría hacer. solo correr. escapar de aquello que aún estaba por decir. pero el tiempo apremiaba. debía dar una respuesta. rápida, sin dudar, sin buscar excusas. las mismas que aquel abril me sirvieron para volver a los brazos de Carlota. qué tiempos aquéllos! entonces sí sabíamos volver la mentira una verdad consecuente y digerible!]

Carlota le miraba suplicante y Carlo le concedió el turno de la excusa. no era cobardía. sólo quería tomarse tiempo para cuadrar historias. la deshonra familiar ya estaba cubriendo de fango al rancio linaje de la muchacha y a él, sólo le quedaba una fama creada en los sudores de los días noctámbulos. ésos que pasean abiertos, deshilachados entre las lluvias y las brumas. días en los que la noche no viene porque aún no se ha ido. en uno de éstos Carlo fue parido como el ladrón de colinas sin sombra. el título no le quedaba grande, quizás algo estrecho. sea como fuere el el turno de explicar y nada mejor que la voz tierna de una joven.

:” nosotros no..la intención no…sin duda yo..bueno él…cómo fuera..como fue…eh…P.E.R.D.Ó.N”

no, la musicalidad de su voz no fue una dulce bagatela. así es como la falta de armonía sentenciaría a la intérprete. las notas en sus labios comenzaron a ablandarse, apenas si se sostenían y Carlo decidió afinar el instrumento

: “sí, lo que imaginan ha sucedido. no hay excusas porque no las quiero. sólo sería añadir más mierda a este estercolero y señores..señoras.. no es momento de caminar en el filo. todo tiene un precio pero éste ya estaba pagado. es más, sin querer, ha sido más que colmado. no volveré a la ciudad pero tampoco me iré de ella. les recomiendo que olviden lo que no han visto pero sí interpretado y ruego, nos dejen solos, a la muchacha y a mi. somos adultos responables de un acto propio de esta edad. ninguna razón les ha de valer para calmar los rumores. no importa. mancillada esta la mañana, quebrada la tarde y la noche no admite interludios. vuelvan a sus cloacas y píen como urracas engalanadas”

[te siento tan dentro de mi que sé del origen de tus palabras. siento que van más allá, se extienden desde tu corazón hasta mis labios. dan paseos largos agarradas de las nubes. son ciertas, precisas y atrevidas. por fin mi ángel desmelenado te atreves a sacudirte el polvo del lomo. gracias amante]

ojos como platos. mandíbulas desencajadas. silencio punzante. hombros tensos. palos de escoba en lugar de vértebras. así de gélido se queda el cuerpo de quiénes esperan que el miedo sea el alimento de los que “hacen lo que se les ha prohibido”. pero cuando éstos logran juntar el valor, como el que junta las últimas migas del bocadillo, y hablan claro, los primeros, los señores y las señoras del índice ágil, del verbo hiriente se quedan quietos. es el fuerte aleteo de la dignidad humana el que les hiela. hasta que la primera bocanada de estupidez llega a los pulmones del “primero de la fila”.

:”CERDOS. ni los animales ni las piedras. VERGÜENZA. lástima. CERDOS. piedras. nadie es nada sin …sin….agggggggggg”

[S.I.L.E.N.C.I.O.]