nudos de hojalata

agosto 17th, 2009

Nadie camina sin pies, entonces ¿por qué te los arrancas?

aunque creas que levitar nos podrá ayudar

piensa que no sé cómo hacerlo

no, si no me dejas de gritar.

Cuando vuelvo a la cama

sólo a veces

apareces de nuevo

me miras y pienso qué puede ser

entonces me miras y me dices:

“sí, es cierto, estoy muerto”.

Sólo viento….

Ahora recuerdo el sueño y

entiendo el amargor de mi paladar

el sudor gris de mi frente y no me consigo relajar.

He llegado al punto de quedarme sentada sin llorar

porque no sé bien porqué lo habría de hacer.

Me quedo quieta mirando al cielo y vuelvo a aquel momento

en el que tú te vas.

Y me pregunto porqué puede doler

que se vaya alguien que apenas llegó

y cómo puede ser que en mis sueños sonrías

si ya sólo queda el recuerdo de alguien que desconocía.

Como el viento…

En mi garganta un nudo marinero

de esos de los scouts

no me deja tragar y quiero escapar

pero esta vez me quedaré en el fondo del pozo

para ver

si puedo volver a disfrutar de la melancolía

aunque no sé cómo será si me dejo ahí, perdida

sin salida.

La muerte no es más que nacer

pero ¿por qué espero ver nacer a mis hijos

sino soporto el vacío de un cuerpo frío?

Me dueles y apenas llegamos

te apareces más en sueños de lo que te vi en vida,

quedamos más en el rincón de mi subsconsciente

que lo que quedamos para tomar una cerveza en el irlandés…

y tu Muerte marcó el comienzo de mi Vida

¿por ello te apareces? ¿para que me acuerde de respirar?

quiero llorar

no sé porqué, pero te echo de menos.