Eva al desnudo

enero 30th, 2008

Salen de nuevo aquellos que van con sábanas blancas. Ahora ya son grises, colores turbios. Son: mis fantasmas. De nuevo reunidos en el portal de mi mente. Algunos bajan a mi vientre y me tensan las cuerdas del alma.No importa que alguien te de su perdón, sino eres capaz de perdonarte nunca por ello. Quizás esto debería haber muerto junto con mis principios. Pero nadie volverá a cantar Hallelujah.La terapeuta escucha. No parece muy atenta. Todo son estrategias y yo entiendo que me comprendo tanto queme llego a desconcertar. Me duele la cabeza porque no consigo llorar.Querido Dolorhace tiempo que nos conocemos y me gustaría que dejásemos de vernos un tiempo. Nuestra relación está siendo tan intensa que ya no puedo levantar la voz. Todo lo que juntos hemos derruido no me ha servido para mucho. Hemos perdido grandes oportunidades y a grandes personas. Ya nadie querrá jugar en el patio con nosotros, como antaño. Todo vuelve a ser como a los 7 años, en los que tú y Timidez me dejabáis escondida tras la columna del patio del colegio.Hemos sido demasiados en esta relación y yo ya no soporto quedarme encerrada en esta maldita cabeza por mas tiempo. Quisiera poder ver algo más a través de las húmedas pestañas y las emociones contrariadas.No te niego que cuando no has estado tan presente he ido, yo misma, a buscarte. Pero creo que no ha sido bueno. Creo que ya es el momento. Sé que es difícil. Son 24 años y…la melancolía llegaba a ser nuestra mejor cohartada. Ahora mismo estoy llorando. La cabeza me duele menos…He amado tanto. Tanto que he quebrantado todos los pilares que sostenían cualquier atisbo de mi humildad. No puedo redimirme de mis pecados, porque son infinitos y no hay cura. Me conoces y sabes que no te escribo esto por víctima sino por verdugo.Quisiera poder salir de casa sin temblar. Sin arrepentirme de todo lo que soy. Porque todo cuesta tan poco en el mundo de los mortales autómatas.No es cuestión de fe y tú lo sabes. Da igual, todo es un camino quebrantable y alguien habrá al otro lado sonriendo para mi. Siempre pienso en el paso de cebra, en Yellow Submarine y en el coche negro. Todo a cámara lenta. Así podré ir en paz. Pero sé que nunca estaré en ella si no sé quién es y si tú no me das una tregua.Podríamos ir lejos. Pero prefiero quedarme cerca sin ti. Así no habrá enfrentamientos. Tú prometes no llamarme más a casa ni venir a buscarme. Yo prometo no mostrarte mis cartas. Nada puede ir más lejos de aquí.No soy especial. Y lo que pasa por mi mente no es creatividad. Es tu maldita rabia contenida. Tus elucubraciones dañinas. Yo me ocupo de maquillarlas, hacerlas legibles y bonitas. Yo las ofrezco al mundo que tú me haces detestar.No sé a dónde quiero llegar. Llevo tiempo pidiéndote tiempo. La ruptura tendría sentido pero sé que no podrá ser. Yo qué sé..Siempre quise ser la más lista y mírame! joder, mírame! no soy una niña. Soy una puta tía de 24 años que no tiene idea de sí misma. Y que sólo sabe llorar. Quién podrá borrar tanta mierda de un plumazo? Por qué vuelvo a retorcerme en la cam? No sirvió de algo aquello? Ahora nadie podrá venir a gritarme…Seguiría con esta carta pero sé que quién la lee es la misma que la redacta. La misma que la critica y la misma que no da a “borrar comentario”. Será jodido ego? Será cuestión de mostrar las bragas al mundo? No sé…nunca sé nada y todos creen que sé demasiado.No tengo mucho tiempo. Porque no doy pasos hacia el frente. Yo soy la que tira la piedra y se muerde la mano.Mañana será otro día como el de hoy. Es lo malo. Es lo bueno.Es mierda.Mi mierda

uno de estos días

enero 28th, 2008

Esta mañana la radio dejaba las ondas en mi cabeza y daban tantas vueltas que no quedó otra cosa que levantarse. En estos últimos días todo es una cuesta, que ni siquiera enero arropa con sus tópicos. Pero bien, una vez levantada he comprobado que el espejo miente. Siempre te refleja la sensación más esquiva de tu mañana…

He salido a “devolver unos videos” (a lo Patrick Beckman)[gestiones para conseguir la tarjeta sanitaria, nada de mujeres descuartizadas al ritmo de Phil Collins]. Entre tanto he comenzado a atormentarme (como siempre) con el “y si no me la dan” “y si aparece un dragón en el camino y me pide fuego” “y si el mundo se abre bajo mis pies justo cuando me toca ser atendida y la anciana de detrás de mi consigue colarse” (todo esto en forma de interrogantes dolorosos)….¿El desenlace? tengo la tarjeta provisional en mi cartera. Así que ninguna cruel desventura se ha atrevido a perturbar mi cabeza (hasta llegar a casa).

Ahora en casa, he comenzado a recoger sábanas y toallas de manera compulsiva. El mundo de nuevo se me iba a acabar y…¡qué va! sigue girando, imperturbable. No se inmuta ante mis ideas ingrávidas y catastrofistas. En ocasiones creo que soy la reencarnación de aquel (o aquella, porque las mujeres en esa época hacían montón de cosas pero no eran nada reconocidas. Bueno ahora la cosa tampoco está tan bien, pero ese tema lo trataré algún día….(creo)) que le dió por escribir algunas “hojillas” del Apocalipsis.

Y bien, tengo una taza de café terminada aquí al lado. Antes detestaba el café, pero como soy hija del capricho y víctima de la publicidad, me regalaron una Nespresso de ésas y….me gusta el café…(no me hago (más) comentarios a mi misma porque sería un lío nuevo y…no). Me he dicho, escribe en el nuevo Blog. Y nada…me pongo y nada. Vamos algo si que hay..pero como me he prometido hacerme entender “algo” pues hoy toca hablar de la rutina de mi mañana.

Por cierto, suena una y otra vez Aroah “En el patio interior”. Suena todo el rato, porque siempre escucho una y otra vez la misma canción cuando me da por querer ser concreta. ¿Por qué? ouch…prefiero no pensarlo (rara frase en mi, lo que pasa es que ahora pienso en otras más cosas y esta la tendré que dar fecha y hora para otro día. Mi mente es un consultorío médico de la Seguridad Social en plena ebullición gripal).

Bien…voy a ver una película…será “Mi Hijo” de Martial Fougeron (lo estoy leyendo, que no tenía ni idea hasta ahora. Mala memoria para los nombres de directores, escritores y personas que me presentan en 5 minutos). Espero que hoy vaya ¿bien? sería un buen comienzo.

Bueno Aroah, iré apagándote.

A la salida del callejón

enero 23rd, 2008

Las chicas de uniforme huelen a chicle de melón. No sé bien si es por cuestiones de infancia, o porque los vicios ya empezaron a florecer entre sus blancos muslos de porcelana.

A veces recuerdo los días de patio y esquinas. Se me encoge el corazón. Era aquella gorda listilla con gafas y una madre justiciera. Todo estaba dentro de mi. O al menos creía que podría escapar. La verdad nunca fui sincera. Entonces ahora vuelo a replantearme eso de ser sincera de una vez. Probaré a ser la persona que me quiero hacer ver que soy.

Desde aquí veo a las pintarrajeadas mujeres de 15 años con un pirulí en la mano. Porque ya son más mujeres que yo en todos los aspectos. Condenadas a ser mujeres en tiempos de cólera en bragueta inquieta.

Alguna vez fui una de ellas. Quizás por eso me vendí bien barato. Tal vez por eso me negué a aprender a decir que no. Era caprichosa y una vez más, perdí en mi propia ruleta rusa.

El chicle de melón ayuda a esconder el alquitrán de los labios de las princesas de la bocas de fresa. Nadie les avisó, que sus madres, antes niñatas, lo intentaron con los “Cheiwn” de fresa ácida. Hace tiempo que nos olvidamos de que fuimos una de ellas. Bragas de ositos manchadas de deseos perdidos. Demasiado pequeñas para nadar y muy grandes para seguir mamando…nadie existe si no se ha perdido antes, entre sus vaqueros, algún bendito recuerdo.

Miro a la calle y me muerdo los labios para no gritar. Quizás es la envidia o la maldición de la edad. Ahora soy responsable de mis inutilidades y por eso el médico me receta mentiras en forma de píldora.

Ahora los chicles no saben igual….

Sentarse y caer

enero 19th, 2008

Jonnhy Cash susurra y yo me propongo clarear lo oscuro de las almas humanas. No soy misionera de ninguna orden. Soy una idiotä de 24 con kilos de Paroxetina y gramos de Diazepam en una dieta Mediterránea a las orillas del Llobregat.Allá quedó la Norteñä natal (Santurtzi, para los que quieran datos exactos) y desde allí, me vine con un almä retorcidä y un saco de angustïas pseudoadultas; totalmente infantiles. El mundo real duele cuando lo miras desde arriba; desde abajo; de izquierda a derecha e incluso en contrapicado.Ahora, sin propósitos de enmienda, voy a aprender a desechar la fobia al gentío. Porque la gente mata al mirarla. Sé distinguir gente de persona. De ahí que padezca “gentefobia” (todo junto para que ocupe menos en mi psiquis) y disfrute de una impresionante “persona filia” (separado, para que las palabras se graben en mis sienes y me sienta menos culpable de la fobia anterior).¿Cuál es la diferencia? bien, una mujer mayor de 73 años 5 meses y 24 días subiendo al autobus con 2 bolsas del Carrefour, a su lado un crío de 16 (desconocido para la señora y para mi) le ayuda con las bolsas y le acerca el dinero al conductor. Ahí, me enternezco, sonrío y me siento culpable (a la vez) por no haber sido yo el chaval. Este caso es propio de mi “persona filia”.El caso contrario, igual de ilustrativo, son 4 viejas de mil quinientos años con mil doscientos cincuenta y cuatro achaques, luchan en una carnicería por la vez, teniendo delante a un niño de 8 años, que por cuestiones de quién-llegó-antes, es el primero. Pero éste acaba pidiendo el último y tales sacos de arrugas, pellejo y mala baba, cacarean al unísono en pro de su derecho. Aquí padezco punzadas de odio en la barriga y pienso en subir dosis de Paroxetina y lo que sea. Sí, “gentefobia”.Estoy cansada, para variar…sigo en otro momento descifrando lo que me cuesta cifrar. ¿Será útil?pues igual no. Pero no todo ha de ser pragmatismo….h-ojalä